julio verne

Julio Verne

El padre de Verne, con la intención de que su hijo siguiera sus pasos como abogado, lo envió a París para estudiar derecho. Pero el joven Verne se enamoró de la literatura, especialmente del teatro. Escribió varias obras de teatro, trabajó como secretario del Teatro Lírico (1852-54) y publicó cuentos cortos y ensayos científicos en la revista Musée des familles. En 1857 Verne se casó y durante varios años trabajó como corredor en la Bolsa de París. Durante este período continuó escribiendo, investigando en la Biblioteca Nacional y soñando con un nuevo tipo de novela que combinara el hecho científico con la ficción de aventuras. En septiembre de 1862 Verne conoció a Pierre-Jules Hetzel, quien aceptó publicar el primero de los Viajes Extraordinarios de Verne (1863; Cinco semanas en globo). La novela se convirtió en un éxito de ventas internacional, y Hetzel le ofreció a Verne un contrato a largo plazo para producir muchas más obras de «ficción científica». Verne dejó su trabajo en la bolsa de valores para convertirse en escritor a tiempo completo y comenzó lo que resultó ser una exitosa colaboración entre autor y editor que duró más de 40 años y dio como resultado más de 60 obras en la popular serie Voyages extraordinaires.

Las obras de Verne se pueden dividir en tres fases distintas. El primero, de 1862 a 1886, podría ser llamado su período positivista. Después de que su segunda novela distópica Paris au XXe siècle (1994; París en el siglo XX) fuera rechazada por Hetzel en 1863, Verne aprendió su lección, y durante más de dos décadas produjo muchas novelas exitosas de ciencia y aventura, incluyendo Voyage au centre de la terre (Viaje al centro de la tierra) (1863, ampliada en 1867); Viaje al centro de la tierra), De la terre à la lune (1865; De la tierra a la luna), Autour de la lune (1870; Alrededor de la luna), Vingt mille lieues sous les mers (1870; Veinte mil leguas bajo el mar) y Le Tour du monde en quatre-vingts jours (1873; La vuelta al mundo en ochenta días). Durante estos años Verne se instaló con su familia en Amiens e hizo un breve viaje a los Estados Unidos para visitar la ciudad de Nueva York y las Cataratas del Niágara. Durante este período también compró varios yates y navegó a muchos países europeos, colaboró en adaptaciones teatrales de varias de sus novelas, y ganó fama mundial y una modesta fortuna.

Desde 1886 hasta su muerte en 1905, podría considerarse el período pesimista de Verne. A lo largo de estos años el tono ideológico de sus Viajes extraordinarios comenzó a cambiar. Cada vez más, Verne se alejó de los relatos pro-ciencia de exploración y descubrimiento y se inclinó por explorar los peligros de la tecnología creada por científicos arrogantes en novelas como Sans dessus dessous (Sans dessus dessous) (1889); Topsy-Turvy o La Compra del Polo Norte), L’Île à hélice (1895; La Isla Flotante o La Isla Autopropulsada o La Isla de la Hélice), Face au drapeau (1896; Frente a la Bandera o Para la Bandera), y Maître du monde (1904; Maestro del Mundo). Este cambio de enfoque también fue paralelo a ciertas adversidades en la vida personal del autor: crecientes problemas con su hijo rebelde, Michel; dificultades financieras que le obligaron a vender su yate; las sucesivas muertes de su madre y de su mentor, Hetzel; y un ataque de un sobrino mentalmente perturbado que le disparó en la parte inferior de la pierna, dejándolo parcialmente inválido. Cuando Verne murió, dejó un cajón lleno de manuscritos casi terminados en su escritorio.

La tercera y última fase de la historia de Julio Verne, de 1905 a 1919, podría considerarse el período de Verne Fils, cuando sus obras póstumas fueron publicadas, después de haber sido renovadas sustancialmente por su hijo Michel. Entre ellos se encontraban Le Volcan d’or (1906; The Golden Volcano), L’Agence Thompson y Co. (1907; The Thompson Travel Agency), La Chasse au météore (1908; The Chase of the Golden Meteor), Le Pilote du Danube (1908; The Danube Pilot), Les Naufragés du Jonathan (1909; The Survivors of the Jonathan), Le Secret de Wilhelm Storitz (1910; El secreto de Wilhelm Storitz), Hier et demain (1910; Ayer y Mañana, una colección de cuentos), y L’Étonnante aventure de la mission Barsac (1919; The Barsac Mission). Comparando los manuscritos originales de Julio Verne con las versiones publicadas después de su muerte, los investigadores modernos descubrieron que Michel hizo mucho más que simplemente editarlos. En la mayoría de los casos las reescribió por completo, entre otros cambios, modificó las tramas, agregó personajes ficticios e hizo que su estilo fuera más melodramático.

Con la muerte de Michel en 1925, el capítulo final del legado literario de Julio Verne estaba más o menos completo. Al año siguiente, el editor estadounidense Hugo Gernsback utilizó una representación de la tumba de Verne como logotipo para sus Amazing Stories, la primera revista literaria con cuentos de «ciencia». A medida que el término científico se convirtió en ciencia ficción, el nuevo género comenzó a florecer como nunca antes, y Verne fue reconocido universalmente como su santo patrón.

Durante el siglo XX, las obras de Verne fueron traducidas a más de 140 idiomas, lo que lo convirtió en uno de los autores más traducidos del mundo. Se hicieron varias películas exitosas de novelas de Verne, comenzando en 1916 con 20.000 leguas bajo el mar (rehecho en 1954 por Walt Disney) e incluyendo La isla misteriosa (1929 y 1961), De la tierra a la luna (1958), Viaje al centro de la tierra (1959), y, quizás la más popular, La vuelta al mundo en 80 días (1956).

La influencia de Verne se extiende más allá de la literatura y el cine al mundo de la ciencia y la tecnología, donde inspiró a generaciones de científicos, inventores y exploradores. En 1954, la Marina de los Estados Unidos lanzó el primer submarino nuclear del mundo, llamado así por el Nautilus de Verne. Y durante más de 130 años, aventureros como Nellie Bly (1890), Wiley Post (1933) y Steve Fossett (2005) han seguido los pasos del héroe de ficción de Verne, Phileas Fogg, intentando circunnavegar el mundo en tiempos récord. Verne y sus siempre populares Viajes extraordinarios siguen recordándonos que «lo que un hombre puede imaginar, otro lo logrará algún día».